La cuota de cierre | Un gran examen de las apuestas deportivas

El término cuota de cierre está ganando cada vez más protagonismo dentro del mundo de las apuestas deportivas, y no es para menos. Todos sabemos que las casas de apuestas ponen todos sus esfuerzos a la hora de determinar, de la mejor forma posible, la probabilidad real de los posibles desenlaces de un evento.

Pero… ¿por qué la cuota de cierre es tan importante? En este artículo voy a intentar aclararte todas las dudas y explicarte el motivo por el que las cuotas de cierre se consideran uno de los mejores exámenes para los apostadores.

¿Qué es la cuota de cierre?

Comencemos por el principio. La cuota de cierre es la última cuota de un evento deportivo antes de que este pase a estar en directo. Es decir, las últimas cuotas «prepartido». Esta es la definición básica y como habrás podido comprobar, bastante fácil de entender.

Son tan importantes porque esa cuota final prepartido representa el momento, normalmente, de mayor eficiencia del mercado. Al principio, la casa de apuestas utiliza sus algoritmo y sus traders para determinar la probabilidad de que un evento suceda. Pero, obviamente, no siempre acierta.

Es, en ese momento, donde los apostadores profesionales pueden encontrar cuotas que, bajo su experiencia y pericia, no están bien ajustadas. El dinero empieza a entrar hacia un lado y hacia otro en las posibilidades del evento y la casa de apuestas comienza a utilizar esa información para ajustar, más si cabe, sus cuotas.

Al final, antes de comenzar el partido, la casa de apuestas cuenta no solo con su propia estimación, si no también con la del dinero de los apostadores, para afinar al máximo las probabilidades. De ahí que la cuota de cierre sea tan determinante.

Batir a la cuota de cierre, el objetivo de los ganadores

¿Te has preguntado alguna vez si has «tirado» bien una apuesta o no? ¿Y has comparado la cuota a la que entraste con la de cierre? Si no lo has hecho, este artículo seguramente cambie tu forma de ver las cosas.

Os pongo un ejemplo rápido. Si tú haces una apuesta a cuota 2, lo haces pensando (o deberías) que esa cuota está bien pagada. Tu estimación de que ocurra es superior al 50% (1 entre la cuota) y la casa te paga al 50%. Si la cuota de cierre es de 1,80, la has batido. La estimación final del mercado ha sido del 55,55% (1/1,80) y ti, si sale, te van a pagar a cuota 2.

Imaginemos que esto se repite 1000 veces y que el mercado tenía razón al 100% finalmente. Es decir, que de cada 1000 veces, 555,5 se habría dado el resultado al que apostaste. Dado que hiciste tu apuesta a cuota dos, los resultados serían los siguientes:

  • 555,5 x 2 = 1111 unidades ganadas brutas o 555,5 unidades ganadas netas
  • 445,5 unidades perdidas
  • 555,5 – 445,5 = 110 unidades netas ganadas

Gracias a batir el mercado y apostar a una cuota superior a la cuota de cierre, has ganado dinero a largo plazo, ya que tu decisión ha producido una esperanza matemática positiva.

Si el ejemplo anterior te parece demasiado complejo, trasládalo a un lanzamiento de moneda a cara o cruz. Sabes que la probabilidad de que salga cara es del 50%. Si una casa de apuestas te paga a cuota 2,05 que salga cara, es imposible que a largo plazo no ganes dinero. Si aun así no lo acabas de pillar, echa un vistazo a este vídeo.

La importancia de las cuotas de cierre implícitas

¿Y si te digo que TODO lo que te he explicado anteriormente… no es del todo correcto? Tranquilo, que para poder llegar hasta aquí era necesario todo lo anterior. Pero no podemos dejar de lado en este artículo las cuotas implícitas.

Si uno va a una casa de apuestas y saca la probabilidad de que cada evento suceda, ninguno va a dar 100%.

cuotas athletic bilbao mallorca

Haciendo la inversa a cada cuota (1/1,50 + 1/4 + 1/7,50) y multiplicando todo por 100, nos da que la suma de todas las probabilidades es del 105%. ¿Cómo es eso posible? Es imposible que todas las posibilidades de un evento superen el 100%. Claro, pero es que las casas de apuestas aplican un margen a las cuotas una vez realizan sus cálculos. En este caso, la casa de apuestas está aplicando un margen del 5%.

Aquí es donde entran las cuotas implícitas. La cuota implícita es la cuota que obtenemos una vez eliminamos el margen que la casa de apuestas aplica.

¿Cómo se calcula? Ninguna casa de apuestas desvela su «fórmula», pero el consenso es que aplican más margen a las cuotas más altas y menos, a las más bajas. En este enlace os dejo un excel que podéis descargar. En él solo tenéis que poner las cuotas y automáticamente os va a devolver las cuotas implícitas. Os recomiendo quedaros con la opción de cálculo logarítmico.

¿Y por qué explico todo esto de la cuota implícita? Porque, realmente, a la cuota de cierre que has de batir no es la «normal», es la implícita, si quieres ser rentable a largo plazo.

Siguiendo el ejemplo anterior, la victoria del Athletic de Bilbao tiene una cuota de 1,50. Con el Excel que os he puesto antes, obtenemos que realmente, la cuota implícita es de 1,536. Si yo apuesto a cuota 1,50, no estoy batiendo la cuota de 1,536.

Ahora bien, si yo apuesto a cuota 1,50 y posteriormente esa cuota baja a 1,40, seguramente la cuota implícita de cierre esté alrededor de 1,43. Por lo tanto, mi cuota 1,50 habrá batido a la cuota implícita de cierre. ¡Es más complicado escribirlo que entenderlo!

¿Batir a las cuotas de cierre es la única forma de ganar?

Aunque no hay duda que batir a las cuotas de cierre significa que estás tomando buenas decisiones y que, probablemente, acabarás ganando dinero a largo plazo, no sería del todo correcto decir que batirlas es la única forma de ser rentable.

Existen apostadores que, incluso aunque no consigan apostar a mejores cuotas que las de cierre, logran ser rentables a largo plazo. Sus estimaciones son lo suficientemente buenas como para poder serlo, pero no suele ser lo habitual.

Para aquellos que estáis empezando, una gran forma de evaluar vuestra forma de pronosticar es comprar la cuota a la que habéis realizado la apuesta respecto a la cuota de cierre. Si tu cuota está por encima de forma, créeme que vas por el buen camino.

¡Hasta la próxima!

Más artículos sobre apuestas deportivas

Deja un comentario